Pesquisar este blog

Cargando...

miércoles, julio 14, 2010

Sexo Biologico

BIBLIOGRAFIA DE HOMOFOBIA Y HETEROSEXISMO

Parte 6

Por García Orozco Citlalli Berenice
UNAM
Facultad de Filosofía y Letras
Colegio de Bibliotecología y Estudios de la Información
Mat. Bibliografía
Prof. Patricia Espejel
4to Semestre - Periodo 2010-2
Febrero - Mayo 2010




Sexo biológico:



Es el cuerpo con el que nacemos física y estructuralmente. Sin embargo sea observado en la naturaleza que este tampoco es homogéneo, de ello se encarga:


o el dimorfismo sexual (diferencias entre hembras y machos)

o el polimorfismo sexual (diferencias entre individuos del mismo sexo –usado también en la construcción y debate de la identidad género, ver más abajo-)[1].


Así mismo se ha observado que en otras especies existen más de dos sexos biológicos. En la especie humana se le llama


o Hembra (produce óvulos y tiene genitales físicos visibles y no visibles específicos)

o Macho (produce espermatozoides y tiene genitales físicos visibles y no visibles específicos)

o Intersexual[2] a la persona que nace sin sexo definido o con genitales de ambos sexos

o Hermafrodita[3] a la persona que produce óvulos y espermatozoides. “[Sin embargo], raramente se ha constatado en humanos la capacidad de producir óvulos y espermatozoides al mismo tiempo, ya que típicamente uno de los dos tipos no se desarrolla correctamente”

o andróginos[4] en donde sus rasgos externos no son propios ni del sexo masculino ni del femenino socialmente hablando (he aquí lo que en algunos caso pasa cuando se dice que un niño nace después de varios hermanos. Esto no tiene que ver con su orientación sexual o con su identidad de género o comportamiento de género como se cree)


Otras personas después de un periodo de su vida de vivir como machos o como hembra deciden cambiar por múltiples factores mediante operaciones al sexo contrario y uno de los factores interesantes que hacen partidarias a las personas por esta operación o cambio es no sentirse a gusto con su propio cuerpo, a esto se le llama “disforia de género” que en realidad debería de ser “disforia sexual” y si la persona decide que no se sentía a gusto en ninguno de los dos cuerpos físicos, entonces pasa a ser de sexo neutral, y se les conoce como transexuales o también como “tercer sexo” (aunque este término no está bien establecido ya que hace referencia al estado de no ser hombre y mujer y muchas veces termina siendo mal empleado junto al término “tercer género” y normalmente se usa en los estudios de identidad de género, además de que muchas personas transexuales no utilizan este término porque lo que ellos buscan es ser el sexo que ellos sienten que son y no otro, mucho menos un tercero, -sin embargo, en Tailandia se utiliza el concepto de “ladyboys” [hay que hace hincapié en el término que habla de no ser ni hombre ni mujer o ser los dos a la vez] para describir a los transexuales femeninos, también se conocen como Kathoey”[5] - en dado caso el término de “tercer sexo” quedaría hacia los que deciden ser neutrales corporalmente hablando, otra cosa es ser neutrales genéricamente como se verá más adelante):


o transexual femenino (trans woman) : macho que cambia su cuerpo externo a hembra

o transexual masculino (tran sman): hembra que cambia su cuerpo externo a macho


Respecto al Tercer Sexo (que no se ha de confundir con tercer género –pero que se han llegado a usar como sinónimos), nuestra sociedad occidental cree que existen solamente dos sexos, sin embargo, esa creencia ha pasado casi sin examinarse, se reniega a estudiarla porque se cree que es lo natural, así pues, no existen dos sexos, existen varios:

“La bióloga y teórica del género Anne Fausto-Sterling propuso en un artículo de 1993 que sería más adecuado hablar de cinco sexos en lugar de dos para describir los cuerpos humanos”[6]

Lo interesante seria saber porque hay más de unos que de otros o porque son menos frecuentes unos que otros en los humanos. Aquí se han mostrado cinco sexos que a su vez trata Fausto – Sterling pero que no satisface la división física de casos encontrados ya que a su vez la autora propone una subdivisión de intersexuales y de hermafroditas (los andróginos no aparecen en dicho escrito pero me parece prudente considérales)

Otro caso en la naturaleza que al parecer no se ha documentado en humanos es el

o hermafroditismo secuencial: en el cual se ha visto que algunos peces pueden cambiar de sexo iniciando su vida como hembras y, después de procrear varias veces, se transforman en machos[7].

Hasta aquí se a echo una división de los sexos hablando corporalmente o físicamente (anatomía sexual) como menciona Fausto-Sterling en la cita que se colocó un poco más arriba y que resultan de la combinación de los sexos cromosómico hembra y macho. Sin embargo, no se han encontrado información sobre un tercer sexo cromosómico, que sería muy interesante que la biología o la genética estudiaran el ¿por qué no se desarrolló un tercer sexo cromosómico en la naturaleza?

Sin embargo, en esta dualidad de sexos aceptados en nuestras sociedades heterosexistas, también han salido partidarios de que no existen dos sexos, ni tres, sino uno:

Esta polarización, sin embargo, es reciente. Antes del siglo XIX, Lacqueur señaló que imperaba la tesis de que no existían dos sexos sino uno, ya que la mujer era vista como un hombre inferior, con órganos masculinos atrofiados”[8]

A este respecto, que es bastante machista, hay que notar que estamos en un patriarcado, de haber sido un matriarcado, quien tendría órganos atrofiados en función de este único sexo seria el hombre. Pero incluso, dentro de uno u otro sistema, se podría dar la posibilidad de que todos los individuos fueran del mismo género sin ser más o menos. También hay que mencionar que en esta construcción se premiaría más un comportamiento masculino que uno femenino, de tal suerte que si reducimos nuestra dualidad heterosexista se corre el peligro de que el único comportamiento de género que sea bien visto en la sociedad tanto en hembras como en machos sea el masculino. Este último fragmento solo se usa aquí para denotar como se veía en un pasado el sexo. Como vemos, incluso la visión de la cantidad de sexos que existen esta premiado por el sistema social en función, así pues, estamos entrando a un tema que tiene que ver con género (ver Identidad de género) y ya no tanto con sexo biológico, pero las fronteras, en un análisis y critica más profunda no son claras.

Ahora, a pesar de que no existe un tercer sexo cromosómico por sí mismo no se a de confundir con las variaciones cromosómicas como son 47,XXY ("Klinefelter's síndrome"); 45,X0 ("Turner síndrome"); 47,XYY; 47,XXX ("Triple X síndrome"); XXXX síndrome; XXXXX síndrome, 48,XXYY síndrome, 46,XX/XY mosaico[9], porque todos ellos causan efectos secundarios como múltiples enfermedades y son más cercanos al Síndrome de Down y otros parecidos afectando la salud y el bienestar físico de las personas.

Tanto Hermafroditas como Intersexuales no entran en esta categoría porque no afecta ni su salud, ni su bienestar físico ni mental, quien afecta en esto último es las sociedad en donde se desenvuelven.

Y Sin embargo ¿Por qué debemos tener una única visión de dos sexos para nuestra diversidad de cuerpos interna o externa? O ¿Por qué deberíamos tener una clasificación de diversos sexos –ya sean dos o más-? ¿Por qué solo dos? ¿Por qué uno? ¿Por qué más de dos?

En la actualidad, los cinco sexos que se han propuesto para resolver la problemática a esta cuestión, sobre todo con el activismo intersexual, son:


1. machos (XY)

2. hembras (XX)

3. Fems (individuos XY con órganos predominantemente de hembras)

4. Mems (individuos XX con anatomía parcialmente de machos)

5. Herms (órganos o individuos mezclados ).[10]


El sexo no se reduce a ser una entidad natural, sino que la dualidad de los sexos se establece a través de una historia, de una genealogía que presenta las oposiciones binarias como una construcción variable, y que los hechos supuestamente naturales del sexo se producen por medio de discursos científicos al servicio de otros intereses políticos y sociales, habremos de concluir que la categoría sexo es una construcción cultural en la misma medida que el género. Para el ser humano, el sexo natural, entendido como realidad pre discursiva, previa a la cultura no es sino un producto de los discursos y prácticas sociales, aunque se lo construye como lo no construido. Pero entonces la diferencia sexo/género pierde su significación, porque no tiene sentido definir al género como la interpretación cultural del sexo si el sexo mismo se entiende como una categoría del género. [11]

Esto surge “en los años ‘70, la irrupción de la categoría de género en la teoría feminista permitió el florecimiento de una serie de análisis que procuraban derrotar los estereotipos vinculados a la identidad femenina y masculina, a sus roles sociales y a sus relaciones de poder. La operación consistía principalmente en dos pasos: primero, diferenciar sexo de género, considerando al segundo una lectura cultural del sexo biológico, asignado dicotómicamente según la anatomía. Segundo, mostrar que las diferencias de género atraviesan toda la vida social, dividiéndola y organizándola simbólicamente. Desnaturalizaban así los roles femenino y masculino propios del género, pero sin discutir la "naturalidad" del sexo. Muchos análisis contemporáneos conservan esta lectura en dos niveles. No se discute la realidad de las diferencias sexuales, sino la legitimidad de los estereotipos construidos por la sociedad sobre esas diferencias, como si el sexo constituyera una materialidad inapelable. Partiremos aquí de una hipótesis diferente. Sostendremos que el sexo anatómico mismo, su propia presunta dicotomía, son producto de una lectura ideológica. Una ideología de género que antecede la lectura misma de los genitales, que no permite hablar de un sexo natural, y que es lo suficientemente fuerte como para disciplinar los cuerpos cuando no se adaptan cómodamente a la lectura que se espera hacer de ellos”[12]

Descendiente del activismo intersexual, principalmente, tenemos a dos polos opuestos que nos hablan sobre el Sexo Biológico... Si analizamos las propuestas, se vuelve difusa la frontera entre sexo y genero... entonces... tenemos a los que proponen que el sexo biológico es una creación social y que no somos nada más allá de seres humanos, humanos o personas. Y por lo tanto, el sexo biológico sería una primera construcción de identidad sexual muy similar al género, en algunas personas la última y sin importancia, la segunda seria el género y la tercera serían los roles de género. Y si hablamos de muestras, observamos que en cuestiones de sexo biológico las construcciones de suposición de cuantos sexos existen son: genitalmente (por los genitales), cromosómicamente (por los cromosomas), celularmente (espermas u óvulos), entre otras... Genitalmente hay más de dos sexos, cinco se proponen hoy en día. Cromosómicamente hay más de los que podemos contar con los dedos... muchos especialistas dicen que son fallas genéticas o enfermedades (mas no somos objetivos con el significado de dicha palabra), sin embargo el XX y el XY también tienen muchas distorsiones y ser uno u otro nos hace propensos a contraer con mayor o menor facilidad una enfermedad.... entonces... ¿el sexo es o se hace socialmente?

Más adelante, en Identidad de Genero se hará un breve análisis de las diferentes formas de crear géneros y sexos según el tiempo y la sociedad.

El debate de los sexos cromosómicos vs los sexos físicos sigue abierto tanto como el debate de si el sexo es producto social, natural o de ambos factores.



--------------------------------------------------------------------------------

[1] COLABORADORES de Wikipedia. Dimorfismo sexual. Wikipedia, la enciclopedia libre. http://es.wikipedia.org/wiki/Dimorfismo_sexual. Consultado el 30 de marzo del 2010.

[2] COLABORADORES de Wikipedia. Intersexual. Wikipedia, la enciclopedia libre. http://es.wikipedia.org/wiki/Intersexual. Consultado el 25 de mayo del 2010.

[3] COLABORADRES de Wikipedia. Hermafrodita. Wikipedia, la enciclopedia libre. http://es.wikipedia.org/wiki/Hermafrodita. Consultado el 25 de mayo del 2010.

[4] COLABORADORES de Wikipedia. Andrógino. Wikipedia, la enciclopedia libre. http://es.wikipedia.org/wiki/Andr%C3%B3gino. Consultado el 25 de mayo del 2010.

[5] COLABORADORES de Wikipedia. Kathoey. Wikipedia, la enciclopedia libre. http://es.wikipedia.org/wiki/Kathoey. Consultado el 25 de mayo del 2010.

[6] COLABORADORES de Wikipedia. Tercer Sexo. Wikipedia, la enciclopedia libre. http://es.wikipedia.org/wiki/Tercer_sexo. Consultado el 25 de mayo del 2010; FAUSTO-Sterling, Anne. The Five Sexes: Why Male and Female Are Not Enough. Middle Tennessee State University. The Sciences March/April 1993, p. 20-24. http://frank.mtsu.edu/~phollowa/5sexes.html. Consultado el 25 de mayo del 2010.

[7] COLABORADORES de Wikipedia. Hermafrodita. Op. Cit.

[8] SCHIFTER Sikora, Jacobo. Op. Cit., p. 8

[9] COLABORADORES de Wikipedia. Gender Taxonomy. Wikipedia, la enciclopedia libre. http://en.wikipedia.org/wiki/Gender_taxonomy. Consultado el 25 de mayo del 2010.

[10] Ambigüedad sexual. COGAM. 30 de octubre de 2006 http://www.cogam.es/secciones/transexuales/i/17914/73/item. Consultado el 14 de julio del 2010.

[11] Silvia Tubert, ed. Del sexo al género: los equívocos de un concepto. Libros Google. http://books.google.com.mx/books?id=WsEnD2UyIgwC. Consultado el 14 de julio del 2010.

[12] Diana Maffia y Mauro Cabral. ¿Los sexos son o se hacen?. XXY: La pelicula. http://www.puenzo.com/xxylapelicula/main.html. Consultado el 20 de junio del 2010.